• Cuando se habla de información, de cómo controlar los procesos y de administración de los mismos quizás se escucha decir frases como: Si no lo puedes medir no lo puedes controlar y si no lo controlas no lo administras...” Sin duda alguna, una expresión ya muy utilizada y probablemente una variación de “You can't manage what you can't measure." (No puedes administrar lo que no puedes medir) de W. Edwards Deming de quien fue el mayor contribuyente extranjero en la manufactura y los negocios de Japón en el siglo XX.

    Actualmente, las nuevas herramientas tecnológicas permiten hacer esa medición, para llevar ese control y poder administrar de la mejor manera los recursos con los que las empresas cuentan para desarrollarse. Sin embargo las pequeñas y medianas empresas al hablar de tecnología se generan interrogantes que se repiten con frecuencia en las compañías tales como:

  • ¿Invertir en tecnología sí es rentable?
  • ¿Si actualmente funciona porque cambiarlo?
  • ¿No sería mejor incluirlo en el próximo presupuesto?
  • ¿Es costoso, será que sí funciona?
  • ¿No es demasiado avanzado para lo que hacemos?
  • ¿Será que sí lo necesitamos?
  • ¿No sería más apropiado para una empresa grande
  • Y quizás muchas más dudas surgirán en el momento de ahondar el tema.

    …Pero una herramienta bien utilizada genera buenos resultados…

    Contextualizando, cuando se habla de tecnología, no se hace referencia particularmente a los computadores para las labores administrativas que tradicionalmente son empleados para procesos de apoyo. Se habla en realidad de herramientas que complementan los procesos y objetivos misionales así como las actividades que generan valor en las empresas. Procesos como el control de inventarios, de materiales para la fabricación de los productos que la empresa produce y de estos mismos productos; se habla de trazabilidad de dichos materiales y del producto terminado, del control de entrega de su producto al cliente final, de cómo controlar los activos que la empresa posee para su mejor rendimiento; incluso se hace referencia al proceso de gestión documental durante las actividades internas. Todo con un objetivo claro:que la cadena de valor y la calidad de los productos y servicios sean excelentes y superen las expectativas del usuario final.

    Obtener información en tiempo real sobre la materia prima, el producto en proceso o el producto terminado y los pedidos de los clientes; esto y mucho más se puede lograr a través de la implementación de soluciones que permitan simplificar y controlar las actividades logísticas de su empresa.

    ¿Por Qué?

    Porque que es necesario generar esa trazabilidad que el cliente requiere de forma consistente y continua, mejorando siempre los productos y servicios. Todo con el objetivo de ser cada vez más competitivos, de hacer crecer el negocio y de generar mas empleos. Por esta razón es necesario tener una disposición de adaptación al cambio, prepararse para adoptar nuevas filosofías, nuevas formas, nuevos procesos, tomar liderazgo frente al cambio y no permitir que el cambio tome las riendas de una forma fortuita. No se trata de cumplir con los requerimientos mínimos de calidad es mejor superar los estándares impuestos por la competencia y así generar productos de la mejor calidad.

    Porque no se trata sólo de medir, de obtener cifras, sino de analizarla, transformarla y utilizarla en busca de más y mejores resultados. Hay que aprovechar esa información para poder tomar decisiones vitales y neuralgias para la empresa porque la meta debe ser siempre avanzar.